Todos sabemos que alrededor de los 3 años y medio irrumpe de forma casi mágica la primera representación de la figura humana. Poco a poco a medida que el niño va creciendo esta figura se vuelve más detallada y realista. ¿Cómo evoluciona? ¿Qué detalles van apareciendo a medida que el niño avanza en su desarrollo? En este artículo os comento la evolución en cada etapa y sus características generales.

La figura humana, una representación privilegiada en los dibujos de los niños

Como vimos cuando hablamos de los diferentes tests psicológicos basados en el dibujo, el dibujo de la figura humana ha sido objeto de estudio desde hace muchas décadas. Ya en el año 1887, Corrado Ricci señala en su trabajo “L’arte dei bambini” que el dibujo de la figura humana es el primer esbozo que realiza el niño en sus dibujos. En 1913, Georges Rouma concluye de sus observaciones de los dibujos de los niños que “la representación humana domina ampliamente a todas las demás”. Como ya comentamos, Florence Goodenough fue de las primeras en considerar este dibujo como medida del nivel mental de los niños, publicando la escala que lleva su nombre en 1926.

Y es que la frecuencia con la que esta representación aparece en los dibujos es realmente significativa. Eugenio Estrada en su estudio “La génesis y evolución del lenguaje plástico en los niños” llega a la conclusión que la figura humana es el tema más frecuente en todas las edades, con una amplia diferencia respecto a otros temas, como el sol o la casa. A la misma conclusión llega Antonio Machón, al comprobar con su estudio evolutivo que a la edad de 3 años, en un 26% de los dibujos se representa esta figura (aún más frecuente en niñas que en niños).

Y así, numerosos estudios realizados en diferentes contextos y culturas llegan a las mismas conclusiones. De ahí que la representación de la figura humana en los dibujos haya tenido y siga teniendo tanto interés para profesionales vinculados al desarrollo infantil.

Evolución del dibujo de la figura humana (DFH) en los niños

Aunque para la mayoría de nosotros la aparición del renacuajo (círculo con extremidades) es considerada la primera figura humana que dibuja el niño, en realidad es el círculo la forma que marca el principio de la diferenciación entre el “Yo” y el entorno que nos rodea simbólicamente en el papel.

Como dice Antonio Machón en su libro “Los dibujos de los niños”, “la secuencia gráfica que vemos en el dibujo de la figura humana parece, en cierto modo, una recapitulación de los procesos biológicos del desarrollo humano (huevo, embrión y feto)”.
Veamos cómo evoluciona este dibujo y cuáles son sus características concretas en cada período.

Período de los 3 a los 4 años

Este período se caracteriza por la aparición de formas con una intención representativa. Al repertorio gráfico que ha acumulado el niño con su garabateo (formas circulares y rectas) se le añaden formas más evolucionadas y regulares, que ya no dependen del impulso gráfico, sino que persiguen representar tanto el mundo exterior como el mundo interior del pequeño. Así, estas formas evolucionadas se convierten en unidades gráficas que se combinan entre sí.

Siguiendo la clasificación que hace Machón en su estudio, dentro de este período podemos distinguir tres etapas:

– La etapa del círculo: en primer lugar el niño se representa como un círculo, no como una parte concreta de su cuerpo sino como la representación completa de su “Yo”. Con el círculo el niño está estableciendo el límite entre él y el ambiente, diferenciándose así de lo que le rodea en una primera toma de conciencia de sí mismo.
– La etapa de la célula: el círculo evoluciona y se enriquece con nuevos círculos en su interior y con segmentos a modo de “cilios” que salen hacia el exterior, dando un aspecto de “sol” al resultado. Estos nuevos elementos serán los que evolucionen en las facciones y las extremidades que luego se darán en los DFH.

1454_001

Células (H., 3,08 años)

– La etapa del renacuajo: la célula se transforma ya en una forma más humana, a modo de ideograma. Primero suelen aparecer los ojos, la boca y las piernas, y más tarde la nariz, las orejas y los brazos. También es frecuente que se dibuje el cabello, más en las niñas que en los niños.

1443_001

Renacuajos (H., 4 años)

Período de los 4 a los 7 años

En este período, el niño va añadiendo elementos a las formas básicas, en la búsqueda de una correspondencia entre su dibujo y aquello que éste representa, lo que se ha denominado como esquemas. Por lo que respecta al DFH, se distinguen dos etapas:

– La etapa del monigote: en ella se aprecia como el niño diferencia ahora cabeza de tronco. Éste se puede señalar de tres maneras: los brazos se sitúan en la parte superior de las piernas del DFH, se añade una forma cerrada por debajo de la cabeza, o se indica de alguna forma (sombreado o pequeños círculos) entre ambas piernas.

– La etapa del esquema humano: entre los 5 y los 6 años se consigue representar de forma completa la figura humana, en visión frontal y con los brazos pegados al cuerpo. Es a partir de este momento que el niño va a ir añadiendo diferentes características a sus dibujos en función del personaje que quiera representar. Los brazos y piernas se dibujan ahora en dos dimensiones, y se diferencia la mano del brazo.

monigote

Monigote (H., 4,06 años)

Período de los 8 a los 10 años

En esta etapa el DFH alcanza un mayor nivel de detalle y movimiento. Las formas son más proporcionadas y los elementos más elaborados. Las figuras adquieren más flexibilidad en cuanto a las actitudes y las posturas que pueden adoptar, pudiendo aparecer ya de perfil. Brazos y piernas se realizan flexionados para indicar el movimiento.

Período de los 11 a los 14 años

Aquí la figura humana cobra un mayor nivel de realismo tanto en la expresión como en la perspectiva de los personajes. La diferenciación sexual de las figuras es más evidente y detallada, así como los elementos que acompañan a la figura: los ojos están proporcionados y a la misma altura, el peinado se concreta y cada figura está personalizada.

Podríamos considerar ya que es en este período cuando el DFH se estanca a nivel formal y su evolución se verá sujeta al interés expresivo del niño a través del dibujo y a la conciencia crítica que adopte hacia sus producciones artísticas.

Es necesario señalar que los períodos que hemos explicado son aproximados y pueden variar en cada niño y niña, dependiendo de su ritmo de maduración y de las posibilidades gráficas que existan en su entorno.

Si tienes alguna duda o quieres hacer algún comentario sobre estas cuestiones, puedes dejar un comentario o contactarnos a través de nuestro formulario. ¡Gracias!

5 comentarios
  1. Gustavo
    Gustavo Dice:

    Mi hijo de dos años y ocho meses es capaz de representar formas humanas y simetricas mediante bloques con piernas brazos manos cuerpo y cabeza perfectamente hubicados, pero dificilmente pueda dibujarlos, pienso que el esquema del cuerpo ya lo tienen y no entiendo bien a que apuntan los test psicologicos si a ver si el niño puede dibujar la forma humana o si conoce el esquema del cuerpo humano.

    Responder
    • Judit Cueto
      Judit Cueto Dice:

      Hola Gustavo, como verás en el artículo comentamos la evolución que en general se da en el dibujo de la figura humana, pero casos particulares siempre existen como en cualquier estandarización que se propone. La figura humana se tomó como test inicialmente para medir el coeficiente intelectual partiendo de la hipótesis que es reflejo de la maduración intelectual del niño, aunque este test se ha visto revisado y ampliado por otros autores como reflejo de cuestiones emocionales. En la práctica profesional se suelen validar los resultados con diferentes tests, no solo uno. En el caso de tu hijo seguramente lo más adecuado, en el supuesto que se aplicara algún test, seria utilizar uno que no implique directamente el dibujo. Como dices, que no lo dibuje no supone que no conozca el esquema corporal. Otra cuestión distinta es saber que le impide representarlo a través del dibujo…

      Responder
      • Gustavo
        Gustavo Dice:

        Hola Gracias por tu respuesta, en general pienso cualquier test es una muestra sesgada de algo, mi pregunta venia, porque si un niño de dos años puede representar perfectamente una forma humana pero no dibujarla hasta los 5 (no se cuando prodra hacerlo pero por lo que leia en su articulo no antes de los 5) con el test no estoy midiendo la capacidad de conocer dicha forma sino la capacidad de expresarla mediante un dibujo,pero si entiendo que un solo test no define nada.

        Responder
        • Judit Cueto
          Judit Cueto Dice:

          En general las dos cosas suelen ir a la par: a medida que avanzan su percepción y madurez cognitiva lo hacen sus capacidades. El test se realiza a partir de los 5 años porque se entiende que es cuando la representación de la figura humana ya está compuesta por todos sus elementos principales, pero la figura humana suele aparecer hacia los 3 años y medio.

          Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] SA, SF, ¿CÓMO EVOLUCIONA EL DIBUJO DE LA FIGURA HUMANA EN LOS NIÑOS?, Garabatos y dibujos, grafopsicologia para adres y educadores. Recuperado de http://www.garabatosydibujos.com/como-evoluciona-el-dibujo-de-la-figura-humana-en-los-ninos/ […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *