Con demasiada frecuencia nos llegan noticias de cualquier parte del mundo donde algún niño ha sufrido abusos o ha sido maltratado, en muchos casos causados por sus seres más allegados. Según la OMS, entre un 25 y un 50 % de niños de ambos sexos ha sido objeto de malos tratos.

Las formas de maltrato son muchas, desde las más evidentes por las señales físicas que dejan, a las más sutiles, que dejan secuelas a nivel psicológico y emocional de forma prolongada. Son éstas sin duda las más difíciles de detectar y las que, sin embargo, siempre acompañan a toda situación de maltrato.

¿Qué entendemos por maltrato infantil?

Son muchas las definiciones que existen al respecto, pero en cualquier caso se refieren a todos aquellas acciones que van en contra de un adecuado desarrollo físico, cognitivo y emocional del niño, ya provenga de personas, instituciones o la sociedad en general. En ello se engloba el maltrato físico, las negligencias y abandonos, el maltrato psicológico y el abuso sexual. (NCCAN, 1988).

Las causas que generan una situación de maltrato son mútiples, desde una baja autoestima de los padres, a problemas de salud, situaciones de estrés (falta de vivienda, de empleo,…), etc. Lo que es determinante son sus consecuencias, donde lo más preocupantes son las secuelas emocionales que dejan en los pequeños, que tardan mucho tiempo en ser sanadas o aliviadas, y que desencadenan patrones de maltrato que se traspasan generación tras generación si no se pone remedio.

Indicadores de maltrato en el dibujo infantil

Cómo ya sabréis, el niño proyecta la imagen de sí mismo y de sus experiencias en los dibujos que realiza. Es en el dibujo de la figura humana donde esta proyección es más consciente y posee una mayor carga emocional para el individuo. Por eso, no es casualidad que en las baterías de test que se utilizan en la evaluación y diagnóstico infantil, se incluya el del dibujo de la figura humana con una alta frecuencia.

Fue Elisabeth Koppitz quién, tomando los trabajos realizados por otros autores en referencia al dibujo de la figura humana, elaboró una serie de indicadores evolutivos y emocionales respecto a este dibujo, que siguen siendo validados en la actualidad como un instrumento de detección de conflictos emocionales en la infancia.

Uno de ellos, realizado por Roger Lester León y auditado por la doctora en Psicología Ana María Castañeda, concluye que existen diferencias significativas entre los signos gráficos de los dibujos de niños que han sufrido maltrato y los que no, y son los siguientes:

          Figuras pequeñas

          Transparencias (por ejemplo, ver a través de la ropa)

          Brazos cortos

          Figuras desnudas con representación manifiesta de los genitales

          Inclusión de nubes, lluvia, nieve y pájaros volando

          Omisiones de elementos importantes de la figura humana (boca, brazos, pies y cuello)

Podéis ver ejemplos de dibujos aquí

Estos signos ponen de manifiesto los sentimientos de angustia, culpabilidad, agresividad, ansiedad e inadecuación que experimentan los niños que viven situaciones de maltrato.

Pese a las investigaciones realizadas, es necesario seguir profundizando en el estudio de los indicadores gráficos que aparecen en los dibujos de estos niños, con muestras de población específicas para cada tipo de maltrato, de manera que hagan posible una detección más afinada en cada caso.

Sin duda será la capacidad de observación de las personas que están en contacto directo con los niños (médicos, maestros, familiares, etc.), la que hará posible una detección temprana del problema y se logre evitar / aliviar sufrimiento a estos pequeños lo antes posible.

Puedes descargar una guía para la prevención en el ámbito de la atención primaria de la salud aquí, otra para los centros educativos aquí y para la población general aquí.

1 comentario
  1. Silvia
    Silvia Dice:

    Que artículo tan útil, tenéis un gran corazón que me ha hecho despertar y saber que yo también puedo ayudar. Gracias por compartirlo

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *