LA IDENTIDAD DE GÉNERO EN EL DIBUJO INFANTIL

En las últimas semanas hemos podido leer miles de mensajes en protesta al autobús que HazteOir.org puso en marcha con un mensaje bastante duro de leer, a mi modo de entender. Y esto me ha conectado con un artículo que hace tiempo tengo pendiente por escribir: la identidad de género y su proyección en el dibujo, ya que en este sentido aún hay mucho por investigar y dar a conocer. ¿Hay correspondencia entre el género sentido y el dibujo de la figura humana? Veamos el desarrollo de la identidad y su reflejo en el dibujo infantil.

El desarrollo de la identidad de género en la primera infancia

Ya desde antes de nacer se está fraguando nuestra identidad. El aspecto genital desencadena una serie de elecciones que distinguirán un trato concreto según sea este masculino o femenino, desde la de nuestro nombre, a la de la ropa o los enseres para nuestra higiene personal. Todo ello va a influir en nuestra relación con el mundo y en cómo vamos a ir construyendo poco a poco quiénes somos y cómo nos comportamos.

El doctor en Psicología Josep  Antoni Pérez-Castelló afirma que antes de los 2 años, el niño o la niña empieza a descubrir quién es, cómo es su cuerpo y el de los demás, lo que puede o no hacer con él, y lo que su entorno espera que haga o deje de hacer. Alrededor de los dos años y medio es cuando se empieza a expresar el sentimiento de ser hombre o mujer. Es en esta etapa en la que algunos niños y niñas no se identifican con la identidad que se les presupone por sus genitales. Podéis ampliar información al respecto en este otro artículo.

El mismo psicólogo también comenta que el conocimiento que tiene el niño o niña de su cuerpo y de su sexo cambia con la edad en correspondencia con su desarrollo intelectual y el desarrollo de su subjetividad. Así por ejemplo, las niñas y los niños menores de tres años tienen una visión muy sencilla del género. Ellos pueden creer que basta con ponerse una falda y peluca, para que un hombre se transforme en mujer. Es hacia los 5 años cuando incorpora las diferencias genitales. Posteriormente, cuando ha llegado a cierto nivel cognitivo, comprenderá que el género es una característica permanente y que hay determinadas conductas esperadas para cada uno de los sexos.

La identidad de género a través del dibujo: un par de casos reales

Como ya he comentado en anteriores artículos, el dibujo es una proyección de uno mismo y del mundo tal y como lo percibe. A través del dibujo de la figura humana cada niño y niña refleja cómo se percibe a sí mism@. Como dice Roseline Davido en su libro sobre interpretación del dibujo infantil, el retrato de un niño es una síntesis entre factores internos (personalidad, deseos y conflictos) y externos (juicios, visión externa de sí mismo).

Se dice en el test de la figura humana que la primera persona que se dibuja es el propio autor. Por tanto su identidad de género se verá claramente reflejada en él.  Lo esperable en principio es que si es niña se dibuje primero como niña y si es niño lo haga como niño. El test de Machover sugiere la existencia de cierta confusión sexual o de una disfunción si el primer dibujo se representa con el sexo contrario al del sujeto que dibuja. Más allá de enjuiciar las concluciones que ofrece este test, yo me quedo con la idea que el dibujo de la figura humana proyecta nuestra imagen interior en toda su complejidad, tal y como el sujeto la siente.  Veamos par de casos para ejemplificarlo.

El primero de ellos se trata de un niño (y lo digo así porque es como él se define). Desde los dos años empezó a identificarse con personajes fantásticos típicamente femeninos como hadas, brujas y princesas. Cuando la figura humana se reflejó de una forma más definida en sus dibujos (hacia los 4 años aproximadamente) se observaba claramente su identificación con el género femenino, y así lo expresaba también en sus preferencias de juegos, juguetes y vestimenta.

   G., 4 años y 7 meses

Esta identificación se mantuvo estable en el tiempo hasta los 6 años de edad, y entonces fue variando su forma de sentirse y vestir, y con ello también lo hicieron sus dibujos. Él se define a sí mismo como a un niño que le gusta las cosas de niña. Su pelo largo y su forma de vestir son una parte más de su esencia. Lo tiene bien claro.

    G., 7 años

Otro caso es el de una niña que nació con caracteres sexuales masculinos ( y lo digo así porque es tal cual ella se siente). En su autorretrato escolar se dibujó con pelo largo (qué lástima que la profesora le corrigiera su dibujo…). Sin embargo, esto no frenó su transición a la niña que se sentía. Aquí abajo, un dibujo de cómo se identifica cuando está en casa. La exuberante melena nos da cuenta de ello.

  R., 3 años

Me consta que su familia está al pie del cañón luchando por la visibilización y el respeto hacia los niños y las niñas transexuales. Desde aquí un grandísimo beso.

También puede darse la circunstancia que si el niño o niña no siente que se respete el género con el que se identifica o si hay un conflicto real (interno o externo) con respecto a su sexualidad, su dibujo de la figura humana refleje algún tipo de conflicto o rechazo, a través de tachaduras, omisiones,  partes borradas o incluso negándose a dibujar. Es recomendable tener esto en cuenta también. Como siempre os digo, debemos poner en su contexto concreto cada dibujo para realizar una correcta interpretación.

Con todo esto quiero decir que no existe una única manera de sentir la identidad sexual, pero sí una manera clara de expresarlo a través del dibujo. Esta puede corresponderse o no con los aspectos genitales. De la misma forma que no hay dos personas iguales, tampoco lo hay en la forma de sentir  el propio género. Pensemos en algunas tribus nativas americanas, en las que se distinguían hasta 5 géneros distintos, todos ellos igual de respetables dentro de la comunidad.

Por eso, que no te engañen: la identidad de género es algo muy personal. Cada cuál sabe cómo la siente y cómo la vive.

Propongo desde aquí  a cualquiera que se sienta interesado por el estudio de la identidad de género en el dibujo que investigue al respecto. También podéis dejar vuestro comentario. Seguro que entre todos contribuimos a una mejor comprensión de las múltiples realidades que existen referentes a la identidad de género y cómo se reflejan en el dibujo. Un abrazo especial a Chrysallis por su importante labor. ¡Gracias a tod@s!

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

2 comentarios
  1. Benita
    Benita Dice:

    Estoy aprendiendo con este blog! De esos tests psicologicos solo conocia 2, ahora voy a terminar de leer el link que los 10 tests psicológicos basados en el dibujo.Buen blog!!

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *