LOS MONSTRUOS EN EL DIBUJO INFANTIL, ¿QUÉ SIGNIFICAN?

Del conjunto de personajes que aparecen en el dibujo infantil, los monstruos ocupan un lugar destacado en determinadas etapas.  Incluso en muchos pequeños el tema de los monstruos en sus dibujos es recurrente, y como observadores esto no nos deja indiferentes. ¿Qué puede esto significar?

En diversas ocasiones hemos comentado que el dibujo es un espacio donde los niños reflejan su realidad subjetiva, se proyectan en el papel a sí mismos y muestran también su mundo emocional. Los monstruos y otros personajes terroríficos en sus dibujos reflejan por tanto una realidad sentida por el niño que en general nos manifiesta un malestar o conflicto, ya provenga del interior o del exterior. Y según en qué contexto y con qué frecuencia se dé, debería ser considerado un signo de alarma. Veamos a continuación las diferentes interpretaciones de estos símbolos en los dibujos.

LOS NIÑOS Y LOS MONSTRUOS

Cuando relacionamos niños y monstruos lo primero que nos viene a la mente es el temor hacia estos. Evolutivamente hablando, el temor hacia los monstruos aparece en la etapa preescolar (aproximadamente entre los 2 y los 6 años), ya que los niños aún no están cognitivamente capacitados para diferenciar entre su imaginario interior y la realidad objetiva tal y como la conocemos.

Es por esto, que la aparición de personajes monstruosos en los dibujos infantiles tiene mucho que ver con la proyección de temores o conflictos internos que el niño experimenta, bien sean representaciones internas de sí mismo o bien de alguien o algo significativo para él con connotaciones negativas.

Los monstruos pueden aparecer en el dibujo infantil adoptando forma de lobos, demonios, brujas, ogros, dinosaurios, dragones u otras figuras que por su aspecto se pueden identificar como monstruos. Veamos en cada caso las distintas interpretaciones en los dibujos de los niños.

Elaboración del miedo

Tal como señala Evi Crotti en su libro “Significado de los símbolos en los dibujos de los niños”, la representación de monstruos en los dibujos es en la mayoría de casos, una forma que el niño utiliza para “exorcizar” o liberar sus miedos o angustias. Es como si a través del papel, el pequeño intentara manejar sus temores y así superar la ansiedad que le comporta alguna situación de cambio que le resulta difícil de aceptar, por ejemplo, un traslado de domicilio, el inicio o el cambio de escuela, una separación, etc.

Proyección del yo y de las pulsiones internas

Cuando en los dibujos aparecen demonios, dinosaurios y otras figuras en forma de monstruo también suelen simbolizar las pulsiones agresivas que el niño siente y teme no poder controlar. Pensemos cuán difícil es para un adulto, con todos sus recursos cognitivos desarrollados, hacer una buena gestión del enfado o la ira. Podremos imaginarnos entonces el sentimiento en los niños de verse invadido por estas emociones (que quizá le llevan a sentirse como un monstruo) y la angustia que en sí mismas generan.

dibujo infantil

Representación de un dragón escupiendo fuego por la boca

Conflictos interpersonales

Otra posible interpretación es la existencia de conflictos con algún miembro de la familia o alguna persona cercana al niño. Las brujas por ejemplo suelen simbolizar alguna situación conflictiva con la madre, por ser esta muy coercitiva o omnipresente, difícil de “manejar” para el pequeño. Los ogros u otros personajes grotescos de gran tamaño en el dibujo suelen corresponder con la figura paterna u otras figuras masculinas que ejerzan autoridad sobre el niño. Si además se incluyen elementos como dientes, garras y cuernos al lado de una figura representada pequeña, nos estarán mostrando una relación cargada de agresividad y gran temor.

Representación de una bruja lanzando sus poderes a unas hadas

En cualquiera de estos casos, cuanto más monstruosa sea la representación de la figura y más veces aparezcan éstas en sus dibujos, más nos estará indicando la existencia de un conflicto que está resultando difícil de superar/gestionar por el pequeño.  Si además aparecen junto con otros signos de alerta como tachaduras, fuerte presión, colores intensos, etc. será importante comunicarlo al estamento que corresponda, y hacer seguimiento en cada caso para valorar la conveniencia de un soporte emocional a nivel profesional para ese niño.

Sea como fuere, es importante recordaros que no debemos interpretar nunca un dibujo de forma aislada ni descontextualizada de la realidad del niño o niña, para no llegar a conclusiones equivocadas sobre lo que representa en sus dibujos. Es muy importante en este sentido contar con los profesionales adecuados para realizar una correcta interpretación.

Si deseas consultarnos tu caso o solicitar el análisis e interpretación de dibujos, ponte en contacto conmigo en la dirección info@garabatosydibujos.com.

Save

Save

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *