Los adultos estamos habituados a opinar sobre casi todo, sea o no algo que conocemos bien. A veces lo hacemos cuando nos preguntan por tal o cual tema y otras simplemente porque nos apetece opinar.

Esta tendencia la aplicamos también cuando nuestro hijo o alumno nos enseña sus dibujos. Opinamos sobre lo que se ha dibujado y como se ha hecho, valoramos según nuestra perspectiva si está bien o mal o si es bonito o feo, si se corresponde con la realidad, los colores que se han usado, y un largo etcétera.

Pero, ¿alguna vez nos hemos planteado valorar la obra en su esencia? ¿Intentamos ver el dibujo desde el prisma del niño? El pequeño ha realizado una obra poniendo en juego todas sus capacidades, toda su intención. Te está mostrando su mundo interior resumido en una hoja de papel. ¿Esto no es de por sí un gran logro?

Sin querer, nuestras valoraciones condicionan sus dibujos futuros, su manera de vivir el dibujo. Parece que deba responder a una estética y formas que a nosotros nos parecen adecuadas, y lo que conseguimos es frenar la creatividad y la espontaneidad. Los niños, como el resto de personas, desean ser valorados por lo que son, sin comparaciones. Acoger su obra tal cual nos la muestra es acogerle a él tal y como es.

Para evitar los efectos negativos que se producen en el niño con nuestras valoraciones bienintencionadas, yo te propongo que la próxima vez que tu hijo realice un dibujo y te lo muestre, sigas la regla de los cuatro “NO”:

1. NO OBLIGUES nunca a dibujar, ni tampoco a hacer algo concreto
2. NO PAUTES qué y cómo dibujar
3. NO PROYECTES tus esquemas, deja que cree los propios
4. NO ETIQUETES o JUZGUES su obra

Basta con un “¿cómo te has sentido dibujando?” o “es genial ver cuántas cosas sabes hacer ya” o cualquier otro comentario centrado en el niño o en su proceso creativo. Sé que no es fácil, ya que para ello deberás desaprender y frenar tu impulso natural de opinar e intervenir. Es un trabajo que te llevará algún tiempo. Pero a cambio recibirás una gran recompensa, un niño que se expresa libremente a través de sus dibujos y perfectamente conectado a su yo interior. Vale la pena, ¿no crees?

Save

2 comentarios
  1. lupis del castillo
    lupis del castillo Dice:

    Hola Garabatos y dibujos,tengo 40 años de educadora,y siempre he respetado el dibujo de los niños,leyendo el articulo recorde una vez que no coincidiamos mi inspectora y yo ,desafortunadamente hay muchas maestras que son perfeccionistas,y padres exigentes,su articulo me parecio excelente , me permitirian transmitirlo a los padres y compañeras Felicidades por su pagina saludos 🙂

    Responder
    • Judit Cueto
      Judit Cueto Dice:

      Por supuesto Lupis! Nuestra intención es poder llegar al máximo número de personas posible para que la expresión a través del dibujo por parte de los niños sea debidamente valorada y respetada. Un afectuoso abrazo y felicidades por tu trabajo!

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *