Ya estamos en plena época estival y los niños están disfrutando a tope del tiempo libre. El buen tiempo acompaña a salir y realizar actividades de juego al aire libre. Incluso los niños que prefieren actividades más tranquilas se animan con otro tipo de entretenimiento.

En momentos como éste la actividad del dibujo queda para los niños en un segundo plano, quizá por aquello de volverse a sentar como en el colegio, y no dibujan tanto. He recopilado diferentes actividades de dibujo que implican un movimiento más activo, se pueden realizar al aire libre y son tan sencillas como divertidas de hacer.

Aquí las tienes:

1. Dibujando a la piedra

Coge un papel grande y un cartón gigante, y unos cuantos botes de pintura de dedos o témperas. Sal a la calle, a la playa o a la montaña y recopila algunas piedras. Sitúa el papel de forma inclinada y usa el cartón como base o directamente como lienzo. Poned en el extremo superior una buena cantidad de pintura de diferentes colores y deja rodar las piedras de forma que se impregnen de la pintura. Como alternativa a las piedras podéis usar pelotas o globos.

Ver

2. Percusión de colores

Aquí vamos a necesitar un poco más de material y elaboración pero también es sencillo de preparar. Necesitamos:

  • medias de vestir
  • tijeras
  • arroz
  • papel o cartón grande
  • pintura líquida

Divide cada pierna de la media y rellénalas con un poco de arroz. Haz un nudo en los extremos, procurando que quede un largo adecuado a la estatura de tu peque. Sitúa un papel o un cartón grande en el suelo. A continuación, mojad cada extremo en pintura y ya podéis empezar a golpear el papel. Ten en cuenta que puede salpicar…

Ver

3. Caminando el Arco Iris

Una de las actividades más sensoriales con la pintura es la de hacerlo con el propio cuerpo. En este caso te propongo que tu hijo unte o sumerja los pies en pintura y camine a su antojo sobre el papel de mural.

Ver

4. Helados de tiza

Aprovechando la receta para crear tiza casera, podemos versionarla y elaborar “helados de tiza” de distintos colores. Puedes usar una heladera o una cubitera para darles forma, pero si te quedan con un palo será más fácil cogerlos y manipularlos. Tu hijo podrá pintar con ellos en la calle, el asfalto, un papel, etc. o quizá prefiera ver como se derriten. En cualquier caso es una actividad refrescante que te permite trabajar la transformación de una materia sólida en líquida.

Ver

5. Dibujo sobre ruedas

Si a tu hijo le encanta ir sobre ruedas ya sea con el patinete, la bici o su moto de carreras, esta actividad le va a encantar. Sólo es necesario extender un papel de mural en el suelo lo más largo posible y repartir cantidades de pintura a lo largo. Tu hijo puede pasar con su vehículo por encima y hacer dibujos a lo grande.

Ver

6. Explosión multicolor

En este caso se trata de rellenar unos cuantos globos con pintura de diferentes colores. Para ello puedes usar un embudo pequeño. Colocad un cartón grande o un papel de mural en el suelo o una pared que se pueda ensuciar, para lanzar vuestros globos de pintura sobre él. Lo más recomendable es que sean globos de agua para que se rompan con más facilidad.

Ver

Son seis actividades muy originales que invitan a ser repetidas. ¿Las probamos?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *