Con la entrada del otoño se va acercando el tiempo de realizar más actividades dentro que fuera de casa. Es un buen momento para crear una mesa de luz como recurso para nuevos juegos y aprendizajes de nuestros peques. Pero, ¿para qué sirve? ¿Qué posibilidades ofrece la mesa de luz a nuestros dibujos? ¿Qué materiales necesitamos? Si no conoces demasiado sobre este recurso, en este artículo te lo cuento.

¿Qué es una mesa de luz y para qué sirve?

Hace un par de años que por casualidad encontré este recurso en Internet y me fascinaron sus posibilidades. Poco a poco los proyectos de mesa de luz se han ido multiplicando y se pueden encontrar muchas ideas sobre diferentes diseños y formas de crear una con pocos recursos (incluso un grupo en Facebook). Pero ¿qué es la mesa de luz?

La mesa de luz es un recurso didáctico fabuloso para trabajar la percepción y el color, ya que permite jugar con la luz y las sombras de los objetos según sea su nivel de transparencia u opacidad. Sobre ella es posible realizar actividades y juegos que habitualmente hacemos pero añadiendo la luz como elemento diferencial. Se pueden clasificar objetos, verter líquidos o crear escenarios. Al provenir la luz de la superficie de juego todo parece más espectacular y vivo.

Nosotros nos vamos a centrar en su aplicación para el dibujo libre. Gracias a la luz, nuestros peques van a poder experimentar el contraste figura-fondo a medida que dibujan y comprobar cómo resultan los colores al superponerlos. 

Dibujo y mesa de luz

Teniendo en cuenta las posibilidades que la mesa de luz ofrece, nos parece interesante aprovechar este recurso para darle una nueva perspectiva al dibujo. Aquí os ofrecemos una lista de los materiales que consideramos imprescindibles para poder dibujar en una mesa de luz:

Cartulina y papel vegetal

Gracias al tratamiento químico de este tipo de papel, su acabado es translúcido, por lo que deja pasar la luz a través de él. Es firme y más resistente que otros tipos de papel (como el papel de seda) permitiendo realizar dibujos con distintos materiales sin que se arrugua o se rompa. En el mercado existen diferentes gramajes y colores de papel vegetal, aunque el más común es el de color “blanco”.

Papel de transparencias o acetato

En realidad más que un papel se trata de una lámina plástica transparente, y se suele usar para realizar presentaciones mediante un proyector de luz. Pero para la mesa de luz es ideal porque se reflejan los colores tal cual son.

papel-transparencias

Papel de celofán

También de acabado plástico, el celofán es algo más manejable que el papel de transparencias y se puede encontrar en infinidad de colores. En la mesa de luz, no solo podremos dibujar sobre el celofán sino experimentar con la superposición de los papeles para jugar con los colores.

Arena, sémola, sal o pan rallado

A diferencia de los anteriores, este material nos permite realizar dibujos gracias a apartarlo de la superficie para que pase la luz, ya sea con el dedo, un palo, un palillo u otros instrumentos similares. Para evitar que caiga por todas partes se puede utilizar una bandeja transparente de plástico o metacrilato de gran tamaño, donde contener los granitos.

arena-mesa-de-luz

Lápices o pintura en gel

Por su consistencia y acabado, son una pintura ideal para superficies plásticas o deslizantes (como el papel vegetal). Existen muchos tipos en el mercado, pero las de acabado en purpurina suelen ser más translúcidas y el brillo de la purpurina es aún más llamativo dibujando en una mesa de luz.

Como versión casera, podéis probar con gel de baño transparente o gel fijador y añadir colorantes para crear diferentes colores. Aquí te enlazo a una receta fácil y sorprendente. En ese caso será bueno utilizar pinceles para realizar los trabajos de dibujo.

Por el tipo de pintura, es conveniente supervisar la actividad para evitar que se las lleven a la boca.

Pinturas para cristal

Dado que son pinturas específicas para superficies de poca adherencia, son perfectas para dibujar sobre el acetato o el celofán, y también dejan pasar bien la luz al secarse, apreciándose cada uno de los colores. En este artículo podéis ver su acabado sobre cristal.

Y si a vuestros peques les apetece hacer un dibujo más definido, os recomiendo el uso de rotuladores permanentes (sobre todo para el papel celofán o el acetato). Personalmente, me gustan los rotuladores de colores Staedler Lumocolor de punta media o fina.

staedler-lumocolor-set

Espero que estas ideas os resulten útiles y os animéis a probar a dibujar en vuestras mesas de luz.

Save

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *