A lo largo de estos meses hemos ido comentando muchos aspectos que podemos trabajar a través del dibujo, como son las emociones o la creatividad. En esta ocasión hablaremos de la contribución que puede hacer el dibujo en el entrenamiento de la psicomotricidad fina.

Como vimos en el artículo del aprendizaje de la escritura, los niños van pasando por diferentes estadios de maduración psicomotriz hasta alcanzar el correcto dominio de movimientos tan precisos como los que vendrán cuando aprenda a escribir.

El respeto a ese proceso de maduración y las posibilidades de crecer en un entorno donde se le permita practicar su motricidad libremente, hará posible que el pequeño avance adecuadamente en cada etapa.

La propia actividad del dibujo ofrece al niño la oportunidad de practicar el gesto en pinza, la flexión de los dedos y la rotación de la mano, pero vamos a ir un paso más allá presentándote unas cuantas ideas para que tu hij@ pueda entrenar estos movimientos de una forma lúdica y positiva. Así estaremos enriqueciendo la experiencia perceptiva de sus manos y dedos y dejando fluir la creatividad.

Aquí te ofrezco las propuestas que he ido recopilando al respecto. Veamos cuáles son.

Instrumentos divertidos

Antes de ver cuáles son, es necesario recordar que nunca deberemos obligarles a utilizar estos instrumentos o técnicas. Se los podemos poner al alcance, podemos utilizarlos a su lado, pero deberemos respetar los intereses y etapas del niño para su uso.

1. Los bastoncillos de algodón

Por su fino agarre permiten al pequeño un trabajo extra del gesto en pinza y son una oportunidad de comprobar cómo las distintas cargas que de pintura dan un resultado distinto a cada trazo.

2. El cuentagotas

Con este instrumento estamos trabajando en profundidad la musculatura de los dedos en el gesto en pinza, a la vez que el niño experimenta con la absorción del producto que se vierte sobre el papel.

3. La pluma natural

Sin duda este es un instrumento muy llamativo para trabajar la psicomotricidad fina, puesto que es un elemento natural que proviene de un ave y no es nada común. Al igual que pasa con el grosor de los bastoncillos, la pluma comporta una mayor precisión de movimientos y requiere de materiales lo suficientemente líquidos para que se deslicen por la punta.

4. Un viejo roll-on

Este objeto permite ejercitar el agarre con toda la mano y realizar unos movimientos muy amplios sobre la superficie. Con ello entrenamos la rotación de la muñeca y es muy adecuado para las primeras etapas del desarrollo motriz.

5. Un palo o una piedra en la arena

Ya sea en el arenero de casa, en el parque, la playa o la montaña, dibujar en la arena hace posible un movimiento libre de la mano y un resultado en relieve muy visual. Además fortalece la musculatura de manos y dedos, ya que la arena ofrece cierta resistencia al presionar y mover el instrumento sobre ella.

6. Las pajitas de bebida

En este caso trabajamos la sujeción y la coordinación visomotriz, puesto que se trata de sostenerla para soplar a través de su orificio y así mover la tinta que hay en el papel. Los dibujos realizados con esta técnica siempre tienen un resultado único y vistoso, además de ser muy fáciles de realizar

7. Las cuerdas

Este material nos permite varias opciones. El niño puede coger una o varias cuerdas con sus dedos para mojarlas en tinta y después pasarlas por el papel, o podemos tensarlas y entonces el niño tira de ellas y desprende la tinta, que sale lanzada hacia la hoja. Es un estupendo ejercicio para el gesto en pinza y también para la experimentación.

8. El compás

Si acoplamos al compás un pincel u otro material que nos permita el orificio en vez de las habituales minas, el niño ejercitará de una forma muy original y completa tanto el gesto en pinza como la rotación de la muñeca y del pulgar. Y es que el compás no sólo sirve para estudiar geometría…

9. Los globos

También indicado para las primeras etapas, el globo es un instrumento llamativo y adaptable a la presión de agarre de cada niño. Permite ejercitar la fuerza de los dedos y probar la presión sobre la hoja de dibujo.

Estoy segura que muchos de estos instrumentos ya los conocíais y los habéis probado, pero si no es así os invito a hacerlo. Los podemos encontrar fácilmente en casa o se pueden adquirir por un módico precio. Y es que pasarlo bien con nuestros hijos no necesita grandes gastos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *