El mundo en el que estamos inmersos nos permite poco tiempo para la reflexión y la tranquilidad. Vamos de aquí para allá, corriendo a todas partes para hacer mil cosas, y este ritmo también lo sufren los niños. Su respuesta natural a esto es un estado de ansiedad.

La ansiedad es una respuesta adaptativa del ser humano ante una amenaza del entorno. El problema viene cuando este estado se mantiene en el tiempo y se vuelve más intenso, ya que se puede convertir en un trastorno por ansiedad. Los estudios sugieren que los niños y adolescentes tienen más posibilidad de desarrollarlo si llevan una vida desorganizada, son tímidos y retraídos, si sus padres la padecen o si reciben una educación muy exigente.

Detectar a tiempo un estado ansioso no solo ahorrará sufrimiento y angustia al niño y a su familia, sino que evitará que pase a mayores, por lo que el tratamiento será más breve y efectivo.

¿Cómo reconocer la ansiedad en el niño?

Reconocer los signos a tiempo es fundamental para establecer una estrategia de intervención adecuada. Pero pese a que la ansiedad es un problema muy común entre la población infantil y adulta, suele pasar desapercibida y ni siquiera llega a ser consultada a especialistas.

La ansiedad produce cambios a nivel fisiológico, cognitivo y de conducta, y no todos son evidentes a simple vista. Sin embargo, los padres conocemos a nuestros hijos mejor que nadie por lo que podemos identificar cambios bruscos en su comportamiento en cuanto a alimentación, sueño, rendimiento, estado de ánimo, relaciones o nivel de actividad. Los síntomas más comunes de que un niño puede estar ansioso son:

  • impulsividad o distracciones que no eran habituales
  • movimientos nerviosos, tales como contracciones temporales o temblores
  • problemas para conciliar el sueño y/o para permanecer dormido más de lo normal
  • manos sudorosas
  • frecuencia cardíaca y respiración acelerada
  • náuseas o vómitos
  • dolor de cabeza o de estómago
  • evitación de relaciones sociales
  • pensamientos confusos o incapacitantes del tipo “no puedo”

A todos en uno u otro momento nos pueden aparecen estos síntomas. Sin embargo, lo que debe ponernos sobre aviso es si notamos que aparecen varios de ellos en un mismo espacio de tiempo y perduran más allá de lo razonable (más allá de que haya desaparecido el estímulo que provocó dicha ansiedad).

En ese caso lo mejor es consultar con un profesional cualificado, que en primera instancia puede ser el médico de familia o el psicólogo. La herramienta fundamental que utilizan para la detección es la entrevista a los padres y al niño con una batería de preguntas basada en criterios diagnósticos.

Pero cada vez está más extendido el uso del dibujo infantil como herramienta de detección, ya que no está condicionado por el lenguaje y permite acceder a contenidos inconscientes que ni siquiera el niño conoce, y que facilitaran al profesional verificar los síntomas e incluso hallar la posible causa de su ansiedad.

¿Cómo detectar la ansiedad a través del dibujo?

Cada tema del dibujo (casa, árbol, persona, etc.) tiene unas señales específicas que nos informan de la presencia de ansiedad. Es interesante conocerlas en cada caso ya que en cata etapa del dibujo infantil hay unos temas más comunes que otros. Pero es complicado detallarlos en un simple artículo. Por eso, aquí te indico los signos más habituales que te alertan de la presencia de ansiedad:

  • tachones
  • ennegrecimientos
  • dibujos o elementos del dibujo muy pequeños y concentrados en el espacio
  • trazos repasados o entrecortados en exceso

Si observas que aparecen estos signos en el dibujo de tu hijo u otros que llamen especialmente tu atención y notas cambios evidentes en su conducta, lo más indicado es que consultes con un profesional, porque lo más probable es que haya ocurrido algún acontecimiento en su entorno que le está afectando emocionalmente y requiera nuestra atención.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *