Hoy y siempre, se puede considerar a la familia como la estructura social básica donde se crean los vínculos más fuertes entre sus miembros, y se sustenta en dos pilares fundamentales: el amor y el respeto de unos hacia otros.

Como en cualquier sistema, los cambios en su estructura dan lugar a una reorganización para mantener su equilibrio interno. El nacimiento de un segundo hijo supone un reto para los padres y para el pequeño rey de la casa, que hasta ahora era objeto de todas las miradas y atenciones.

La llegada de un hermanito, no solo requiere reajustes de tiempos y espacios para los padres, si no que supone un cambio de rol para el hijo que era único. Y si a los adultos nos cuesta adaptarnos a la nueva situación, imaginemos lo que a un niño le puede generar un cambio tan importante en su vida.

Podríamos decir que la existencia de una cierta rivalidad entre hermanos es normal y que los conflictos son necesarios para encontrar de nuevo el equilibrio en la familia. Pero dependerá en gran medida del ambiente de ese hogar que la agresividad se asuma como parte del proceso de cambio, o que se vea reprimida de tal manera que se manifieste inadecuadamente.

A través del dibujo infantil, especialmente con el tema de la familia, podemos conocer si el conflicto se está resolviendo de forma natural o patológica.

No es habitual que el niño exprese en sus dibujos la agresividad hacia su hermano de una forma explícita, sino que se suele hacer de forma simbólica, y se dirige o bien hacia el hermano o hacia sí mismo. En ambos casos puede expresarse de varias formas, que exponemos a continuación.

Desvalorización

Esto supone en hacer de menos al personaje dibujado, manifestando así su rechazo y disconformidad, y se puede conseguir de varias formas:

  • Dibujarlo en última posición
  • De menor tamaño que el resto
  • Alejado o aislado de los demás miembros
  • Con pocos detalles, incluso puede aparecer esquematizado e inexpresivo
  • Pueden aparecer con elementos grotescos (como un monstruo, una reja que tapa su boca, etc.)
  • Sin colorear o con muy pocos colores

hugo-66

Omisión

Es la forma más intensa de rechazo, y es muy poco común que a quién se omita sea a él mismo. La omisión del propio niño implica una reacción depresiva ante la llegada del nuevo miembro.

Formas de omisión:

  • No dibujar al hermano o hermana
  • Apartarlo o aislarlo en el dibujo (dibujarlo detrás de ese folio, metido en un cuadro, dentro de una cuna, etc.) de manera que sea poco visible o reconocible
  • Omitir determinadas partes del cuerpo (manos, pies, boca, etc.) o ciertos detalles de esa figura (por ejemplo, su ropa)
  • Representar una época anterior al nacimiento del hermano
  • En cualquier caso, a medida que el niño crece y se hace consciente de los vínculos de afecto que le unen a su hermano, el sentimiento de culpa por omitirlo es mayor

Simbolización

La simbolización consiste en sustituir la figura del hermano por otra cosa que lo represente con el fin de expresar esa agresividad. Lo más común es que se haga a través de la representación de animales que hacen daño (perro, gato, león, etc.) o de cosas de poco valor para el niño (jarrón, papelera, etc.) o que pueden infligir algún daño (cuchillo, lanza, puñal, etc.).

Ante estos signos de rivalidad, nuestra respuesta como padres debe ser la comprensión y el cariño, procurando equilibrar las exigencias que conlleva el nuevo papel de hermano mayor con las ventajas de ser el primero, y mostrando empatía hacia sus sentimientos.

La forma en cómo acompañemos este proceso hará que éste sea más o menos prolongado en el tiempo y se resuelva con mayor o menor dificultad. Crear espacios para que el niño se pueda expresar abiertamente y se pueda relacionar con su hermano de forma distendida e intercalarlo con momentos de exclusividad con papá y/o mamá, facilitará la adaptación a la nueva situación que se está viviendo y contribuirá a superar esta etapa de una forma constructiva.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *