Antiguamente, disponer de material para dibujar era un lujo al alcance de muy pocos. Con los años y el aumento del poder adquisitivo de las familias, los padres han podido comprar a sus hijos todo el material necesario para dibujar y pintar. Actualmente, todos estamos concienciados de la importancia de reciclar y de aprovechar los recursos que tenemos disponibles por el bien de las futuras generaciones.

Con este artículo quiero animar a los padres y profesionales de la enseñanza a mostrar a nuestros pequeños que, de una forma fácil y económica, podemos crear nuestro propio material de dibujo y así ser más autosuficientes y sostenibles.

Cuando los niños se inician en el dibujo lo suelen hacer con materiales fáciles de agarrar o que les proporcionen experiencias sensoriales agradables. Estos suelen ser las ceras, las tizas y la pintura de dedos.

¿Cómo se puede personalizar el material de dibujo?

CERAS

Recopilad los restos de ceras rotos que tengáis por casa y colocadlos dentro de un molde apto para horno, ya sea los de un mismo color o mezclados. Fundirlos en el horno a 150 grados y dejarlos enfriar. Desmoldar.

Paso a paso

TIZAS

Aunque requiere algo más de elaboración, la receta es sencilla. Necesitas:

  • 1 bolsa de yeso (o trozos rotos de tizas viejas)
  • colorante alimentario o témperas de colores usadas
  • rollos de cartón de papel higiénico
  • rollo de precinto o adhesivo para plastificar libros
  • agua

Divide el polvo de yeso en tantos recipientes como colores desees hacer y mezcla cada uno con un poco de agua y el color elegido (debe quedar espeso pero lo bastante fluido para verterse en el molde). Dejar reposar por espacio de una hora y desmoldar.

tizas1

Si deseas que las tizas queden de menor grosor, puedes hacer rollos más pequeños con el mismo rollo de papel higiénico recortado.

Paso a paso

PINTURA DE DEDOS

Este es un material de dibujo que gusta especialmente a los niños más pequeños. Necesitas los siguientes ingredientes:

  • 3 cucharadas soperas de azúcar
  • 1/2 cucharada sopera de sal
  • 1/2 taza de harina de maíz
  • 2 tazas de agua
  • Colorantes vegetales

Mezcla todos los ingredientes en una olla pequeña y caliéntalos hasta que espese. Deja enfriar la mezcla y dividela en los recipientes donde vayas a guardar las pinturas. Añade el colorante a cada uno y ya tienes lista la pintura. Puedes ver aquí el paso a paso.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Es recomendable utilizarla pocos días después de su elaboración, ya que al ser natural se estropea antes. Puedes alargar su duración conservando la pintura refrigerada, aunque esto puede variar su consistencia.

Ya verás como los pequeños no solo se van a divertir dibujando con su propio material sino también con el proceso de elaboración. Además, compartiréis tiempo juntos de forma divertida y educativa. ¿Qué más se puede pedir?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *