Estamos a punto de entrar de lleno en Navidad y tanto a quién le guste como al que no, la mayoría de nosotros se vuelve a reunir con familiares que hace tiempo que no veía y se reactiva nuestro vínculo con ellos, aunque solo sea por un pequeño espacio de tiempo.

Casi por casualidad (o quizá no?) estos días he estado releyendo el libro sobre constelaciones familiares de Peter Bourquin y he asistido a una sesión de formación sobre educación viva donde se ha hablado de…¡teoria SISTÉMICA! ¿No es curioso? Así que vamos a hablar un poco sobre ello y así conocéis mejor el trabajo que llevo a cabo en mis interpretaciones de dibujos.

¿Qué es un sistema?

Todos y cada uno de nosotros formamos parte de un sistema. El primero y el más importante es la familia, pero también lo es nuestro propio cuerpo, el grupo de amigos, la escuela, y la sociedad en general, por citar algunos.

Un sistema es un conjunto de partes organizadas y relacionadas que interactúan entre sí para lograr un objetivo. Cada una de ellas cumple una misión específica que contribuye de una forma determinada en la consecución de ese objetivo.

Existen tres reglas o leyes principales para que ese sistema funcione en equilibrio:

El derecho a pertenecer: aunque suene obvio, dentro de un sistema todos sus elementos pertenecen a él, y tienen un valor y una misión concreta. Tanto un familiar que haya fallecido como otro que transgredió gravemente una norma social forman parte de ese sistema, guste o no guste. Cuando negamos a un miembro su pertenencia estamos incumpliendo la primera ley del sistema.

– Existe un orden entre sus elementos: este orden lo establece el tiempo y la misión que tenga asignada, de manera que alguien que estaba antes en el sistema tiene prioridad sobre el que viene después y por el cual no todos son iguales en importancia. Esto se ve por ejemplo en una pareja cuando tiene hijos. Antes que padres son pareja y porque se ha dado esa unión ha podido darse la unidad familiar. Cuando se pierde esta conciencia del orden, también se produce un desequilibrio. Tampoco es lo mismo el papel de un jefe en una empresa que el de un trabajador: todos ellos son importantes para que funcione bien la organización, pero el responsable tiene una función de mayor peso.

– El equilibrio entre dar y tomar: para que un sistema funcione debe existir una interacción entre sus elementos, sólo así éste seguirá vivo. Si una célula de nuestro cuerpo no recibe el oxígeno necesario muere, pero si no expulsa el dióxido de carbono también se verá perjudicada. Y esto es así en cualquier sistema, solo que en cada uno de ellos el equilibrio estará determinado por los miembros de ese sistema.

Una mirada sistémica en el análisis e interpretación de dibujos

 

Teniendo en cuenta este enfoque de sistema, cuando estamos interpretando el dibujo de un niño no sólo estamos viendo la realidad de ese niño, sino una parte del sistema y subsistemas a los que pertenece. Sin conocer su contexto familiar y social llegaríamos a conclusiones totalmente erróneas respecto de sus dibujos.

Por eso, los profesionales solicitamos información sobre la unidad familiar, la escolarización y el lugar donde reside, porque todo forma parte de ese niño y también lo define como persona y como está siendo su experiencia vital.

Si por ejemplo me presentan el dibujo de la casa de una niña y ésta en vez de una casa ha dibujado dos, sin conocer el caso podría decir que transgrede la consigna de dibujar UNA casa, por lo que podría pensar que es una niña a la que le gusta seguir sus propias normas y retar a la autoridad. Pero si yo sé que los padres de esa niña se han separado y comparten su custodia de forma que vive en dos domicilios, la interpretación es radicalmente otra y entonces su dibujo nos estaría revelando como vive ella esta situación de separación.

De la misma forma, si un niño dibujara una familia de cinco hermanos cuando solo tiene dos más. Podríamos pensar que incluye a personas que no son de su unidad familiar pero son muy importantes para él, pero también podría suceder que son hermanos que han fallecido y aún así los tiene presentes.

Lo mismo sucede a la hora de elaborar el informe grafopsicológico y dar pautas y recomendaciones de actuación respecto al objetivo que se persigue con la evaluación de esos dibujos. Si se determina que el pequeño no está viviendo un período de adaptación escolar adecuado, se puede recomendar el cambio a otro centro escolar, pero según sea la situación económica de esa familia, el mapa escolar del lugar donde vive, o el momento del curso en el que se detecte esta cuestión, serán más factibles unas pautas que otras y esto se debe tener en cuenta necesariamente para emitir nuestro informe.

Aunque no es un tema habitual en el blog, espero que os haya resultado interesante conocer el enfoque teórico-práctico del que parto como profesional y el que hace posible que pueda aportaros información válida y adecuada en vuestro caso cuando solicitáis un análisis de los dibujos de vuestros pequeños.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *