Cada vez se oyen con más frecuencia casos de niños con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Se diagnostica hacia los 5 años aproximadamente y parece que su origen tiene un componente hereditario. Hasta ahora el tratamiento más generalizado es la medicación, al menos por espacio de 4 o 5 años, aunque van surgiendo otras alternativas dirigidas a mejorar la calidad de vida de estos pequeños.

Los niños son diagnosticados con este trastorno bajo estos síntomas: la dificultad para mantener la concentración y la falta de control sobre los impulsos, junto a una necesidad de estar en movimiento y atendiendo diferentes estímulos constantemente.

Yo quiero hablarte de la aplicación del dibujo como técnica terapeútica para mejorar el estado psicológico y emocional de estos niños, de una manera respetuosa y no-invasiva. Me estoy refiriendo concretamente al dibujo a través de los mandalas y el uso específico de ciertos colores.

Como muchos sabréis, los mandalas son diagramas circulares, en cuyo interior se representan repetidos motivos de todo tipo (animales, cosas, naturaleza, figuras, personas, etc.)

Los pueden pintar personas de cualquier edad y tienen infinidad de aplicaciones. Una de las más extendidas es el entrenamiento en la focalización hacia un estímulo (atención y concentración) y se usa también como técnica de relajación. Es por esto que se recomienda su uso para personas con TDAH.

Técnica

La técnica es simple (se trata de pintar el interior del mandala) pero es necesario seguir ciertas recomendaciones:

  • entorno relajado (lugar tranquilo con música relajante)
  • mandalas de diseño simple al principio y más complejo después, con formas que no implique crispación para el niño
  • dejar que el niño escoja el diseño
  • procurar acabar el mandala escogido en cada sesión de trabajo
  • aumentar la complejidad y el tiempo para realizar la tarea a medida que el niño va progresando
  • anotar día de realización y archivar para ver los progresos que se consiguen

mandala100

Colores

En la primera sesión el niño debería escoger libremente los colores. Eso nos dará información de cómo se encuentra en ese momento. Recomendamos la gama de los siguientes colores por sus propiedades para facilitar la relajación y la meditación, siempre utilizando los tonos pastel:

VERDE – AZUL – ROSA – VIOLETA

Beneficios de esta técnica 

Son muchos los beneficios que conseguimos. Yo te enumero 7 de los principales para el TDAH:

  • entrenar la atención y la concentración
  • relajar cuerpo y mente • ayudar al control de los impulsos
  • elaborar las emociones negativas
  • expresarse de forma gráfica, superando las barreras comunicativas
  • mejorar la autoestima
  • ser conscientes de su propia evolución y mejoría

Está claro que no trataremos el trastorno con el uso de los mandalas, pero para el niño va a significar una vía de escape. Es inocuo y no implica ningún gasto ni complicación para el niño ni sus padres. Tampoco se necesita ser un experto terapeuta para emplear la técnica.

Ahora bien, como siempre os recomiendo, tanto para el diagnóstico como para tratamiento del trastorno será necesario que contactéis con profesionales cualificados para ello, como pueden ser el pediatra y el psicólogo infantil.

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *